Luanda, en Angola, es la ciudad más cara del mundo para expatriados

JULIO de 2013

Según el último Estudio sobre el coste de la vida de Mercer, varias ciudades asiáticas están situadas entre las 10 más caras, y Luanda, en Angola, ocupa el primer lugar de la clasificación. Para la elaboración de este ranking, Nueva York se utiliza como ciudad base y todas las demás ciudades se comparan en función suya. Los movimientos de divisas se miden contra el dólar americano.

El informe analiza 214 ciudades alrededor de los cinco continentes y mide el coste comparativo de cerca de 200 artículos en cada ciudad, incluyendo alojamiento, transporte, alimentación, ropa, enseres domésticos y ocio.

La diferencia de precio de estos artículos puede ser importante. Por ejemplo, una taza de café en Managua (Nicaragua) cuesta 1,15 €, comparado con los 6,20 € que cuesta en Moscú. Un menú de comida rápida en Calcuta cuesta 2,71 €, mientras que en Caracas su precio es de 10,08 €. En Johannesburgo una entrada de cine cuesta 4,42 €, mientras que en Londres su precio es de 15,02 €. Esto son sólo algunos ejemplos de las cientos de comparaciones que ofrece el estudio de Mercer, y que ayuda a las empresas a la hora de determinar el coste de vida y otros paquetes de beneficios de sus expatriados.

Mercer elabora informes individuales sobre el coste del alojamiento en cada una de las ciudades analizadas. Para ampliar información o adquirir la clasificación completa de ciudades, visite la web www.mercer/col.com.

El coste del alojamiento de los expatriados es tradicionalmente el mayor gasto para las empresas y juega un papel muy importante en la clasificación. Moscú sigue a Luanda como la segunda ciudad más cara del mundo debido a los altos precios del alojamiento y de los bienes y servicios que normalmente consumen los expatriados dentro de su paquete de beneficios. Un apartamento de lujo, de dos habitaciones, sin amueblar, cuesta 3.437,46 € al mes en Moscú, 14 veces más que en Karachi. Completando los cinco primeros puestos de la clasificación, igualmente con altos precios de los alquileres, están Tokio, Yamena (El Chad) y Singapur.

“Los recientes acontecimientos mundiales, incluyendo las convulsiones económicas y políticas, que han originado fluctuaciones de divisas, inflación del coste de bienes y servicios y volatilidad en los precios del alojamiento, han encarecido estas ciudades. A pesar de ser uno de los principales países productor de petróleo de África, Angola es un país relativamente pobre pero muy caro para los expatriados, ya que los bienes de importación pueden ser muy caros. Además, encontrar un lugar seguro para vivir y que responda a los estándares de los expatriados puede ser todo un reto y muy costoso”, comenta Rafael Barrilero, socio de Mercer. Otras ciudades que aparecen en la lista de las 10 más caras son Hong Kong, Ginebra, Berna y Zurich.

“Un reciente estudio de movilidad internacional muestra que los diferentes tipos de asignación internacional está aumentando. Dado el creciente número de asignaciones de corta duración, empleados que trabajan fuera entre la semana (commuters) y expatriados de larga duración, las empresas vigilan los costes de los empleados asignados mediante la aplicación de los índices de coste de vida en diferentes ciudades alrededor del mundo.  Las organizaciones necesitan evaluar el impacto de la fluctuación de las divisas, la inflación, y la inestabilidad política, a la hora de asignar internacionalmente empleados, a la vez que tienen que asegurarse de proporcionar al expatriado las herramientas necesarias para conseguir los objetivos del negocio, ofreciéndole un paquete de compensación justo y competitivo”, comenta el socio de Mercer.

La fluctuación de las divisas y el impacto de la inflación en los bienes y servicios han afectado al coste de los programas de expatriación, así como a la clasificación de ciudades.

Cuatro ciudades europeas se mantienen entre las 10 ciudades más caras a pesar de la subida moderada de precios. Suiza sigue siendo uno de los países más caros para expatriados, aunque el coste del alojamiento ha disminuido o se ha mantenido estable y el franco suizo mantiene su tobustez.

Algunas ciudades africanas ocupan puestos altos en el informe de 2013, lo cual refleja los altos costes de vida para los expatriados.

En América, las ciudades de Sudamérica son las más caras. Algunas han descendido puestos en la clasificación por el debilitamiento de su moneda frente al dólar, como por ejemplo las ciudades brasileñas, mientras que otras han subido debido a la inflación de bienes y servicios y alquileres. Nueva York, ciudad tomada como base para la comparación, es la ciudad más cara de Estados Unidos.

En general, las ciudades estadounidenses permanecen estables o han disminuido ligeramente debido a los movimientos del dólar con respecto a la mayoría de divisas del mundo. Varias ciudades, incluyendo Nueva York, han subido puestos en la lista debido al aumento de los precios de los alquileres de vivienda.

Las ciudades canadienses en general han descendido posiciones como resultado de una ligera devaluación del dólar canadiense frente al dólar estadounidense, y porque los precios de bienes y servicios han subido menos que en Nueva York.

Compartir en FB