“En el sector tienen una importancia creciente, superior al 69%, los mercados internacionales, tanto emergentes como desarrollados”

MAYO de 2013

ADEMI representa al sector de montajes, mantenimientos y servicios industriales; un sector cuyo volumen de facturación está cercano al 1,8% del PIB.

¿Cómo resumiría el año que lleva como presidente de ADEMI?

Podemos analizar este año desde una doble perspectiva. Desde la perspectiva del sector, del mercado y cómo está evolucionando, del impacto que está teniendo la actual situación económica, de cómo está afectando a las empresas del sector; y cómo éstas van cambiando su visión de negocio, adaptándose y buscando nuevas alternativas y soluciones que permitan afrontar la situación actual con esperanza.

Y, por otro lado, desde el punto de vista de ADEMI, nuestra Asociación, que las empresas seguimos apoyando como foro de encuentro del sector, de representación y defensa de los intereses generales del mismo. Desde este enfoque, este año se han desarrollado numerosas acciones en temas de formación, laboral, prevención de riesgos, y calidad e innovación; donde tenemos objetivos compartidos y que no son incompatibles con una sana y, muchas veces, dura competencia.

Hablemos del sector y de cómo le está repercutiendo la actual situación económica.

Desde la Asociación, se ha realizado un informe sectorial que ha sido dirigido por personas de gran prestigio, una de ellas economista y profesor de la EOI y otra consultor, que ha trabajado como director general en una empresa de nuestro sector y, anteriormente, en Arthur Andersen. El resultado del informe nos da, de forma muy explícita, la situación del sector.

La facturación de las empresas del sector, en el año 2012, fue superior a los 23.000 millones de euros. Este resultado supone un aumento del 13,2% respecto a los 20.315 millones de euros facturados en el año 2011. Una cifra muy importante que hace que las empresas del sector representen el 1,8% de PIB español. Señalar que las empresas de ADEMI representan el 95% de esta facturación.

Si profundizamos un poco más en este resultado, nos damos cuenta de que el sector se encuentra envuelto en un difícil marco macroeconómico a nivel nacional. La facturación en el mercado nacional, en el año 2012, fue de 7.130 millones de euros, lo que supone un descenso del 12,3%, respecto a 2011, donde la facturación fue de 8.126 millones de euros. Si nos vamos al año 2008, año que representa el inicio de la crisis en nuestro sector, la facturación fue de 15.207 millones de euros, lo que significa que desde 2008 hasta 2012 el mercado nacional se ha reducido un 53%.

Este descenso del mercado se ha producido también en otros ámbitos, lo que ha supuesto un aumento de empresas de otros sectores que, ante la disminución de la actividad propia, han pasado a ofrecer sus servicios en el sector (montajes, mantenimientos, servicios industriales e ingeniería) -lo que ha generado ofertas a valores económicos muy bajos- que ponen en serias dudas la rentabilidad económica de los mismos y que están basados, fundamentalmente, en descensos en la calidad y en un mayor nivel de esfuerzo económico en las empresas subcontratadas.

Pese a esta situación del mercado a nivel nacional, las cifras demuestran que, aunque se tenga un componente de temporalidad alto -debido al tipo de trabajo-, el empleo en nuestro sector ha resistido mejor que en otros sectores, con una destrucción menor de empleo, con un descenso que no llega al 30% del mismo. Lo que muestra el importante esfuerzo de las empresas, en un sector que da empleo a 130.000 personas, creando una cadena de valor en la que participan de forma activa más de 4.000 pymes.

Esta compleja situación en el mercado nacional se mantendrá en el año 2013, donde las estimaciones nos dan otro descenso del 10% del mercado nacional.

Las empresas del sector, desde hace años, han ido anticipándose a este descenso tan importante de la economía nacional de dos formas diferentes:

- Aún conservando las actividades principales, nuestras empresas siempre están apostando por una cultura de creación de valor para sus clientes, traduciendo en obras el pensamiento técnico, aportando ese know how que complementa las fases de diseño y que se traduce en la ingeniería aplicada o de detalle, ahorrando recursos innecesarios y contribuyendo a incrementar la productividad de los proyectos.

Además, se están aplicando nuevas técnicas constructivas que se adaptan con facilidad a las modificaciones que exigen las circunstancias de campo. Esto nos da una ventaja muy significativa frente a otras culturas menos flexibles.

Nuestras empresas han sabido desarrollar estas técnicas, que les permiten adaptarse muy bien a los ciclos de vida de los proyectos; lo que les aporta una ventaja significativa en los mercados exteriores.

Por otro lado, el sector muestra, hoy en día, una alta diversificación, tanto por actividades como por mercado. Se abarca una gran cantidad de actividades que engloban el diseño, la ingeniería, la construcción, el mantenimiento y la operación en diferentes ámbitos -como la energía, industria, infraestructuras, medio ambiente, etc.-; y una gran cantidad de modalidades de contratación, que van desde la “llave en mano” (EPC) hasta los contratos de mantenimiento (O&M).

De manera que, cuando hablamos del sector de montajes y mantenimientos industriales, este nombre -que no deja de tener un cierto romanticismo (pues es nuestro origen)- engloba a un sector muy dinámico de ingeniería, instalaciones, montajes, mantenimientos y servicios industriales.

- El Mercado Exterior: la diversificación geográfica ha sido la estrategia para mantener el crecimiento y la rentabilidad.

Las cifras evidencian que, desde hace mucho tiempo, se ha sabido invertir adecuadamente para consolidar imagen y expansión en el mercado internacional. En el sector, tienen una importancia creciente, superior al 69%, los mercados internacionales, tanto emergentes como desarrollados.

Las empresas han demostrado ser competitivas, con capacidad de innovación, incluso proyectándose en algunos casos como líderes mundiales en la industria y las infraestructuras. Nuestras empresas facturaron en el exterior 15.870 millones de euros en el año 2012, lo que aporta un claro valor añadido a la balanza comercial española.

Pero hay que tener mucha prudencia en el mercado exterior, pues muchas veces se están asumiendo riesgos muy importantes. Se necesita tiempo para implantarse en los mercados exteriores con la solidez necesaria para rentabilizar los proyectos. Lo que hoy en día parece una oportunidad, puede suponer un grave problema para las empresas si no se afronta con mucha inteligencia y sensatez.

Y en cuanto a la Asociación ADEMI, ¿qué proyectos está desarrollando?

Tanto ADEMI como sus empresas asociadas tienen una importante trayectoria y, como ya he comentado en alguna ocasión, se ha conseguido un alto grado de implicación, lo que nos ha permitido tener una Asociación moderna, eficaz y al servicio de sus empresas.

El objetivo fundamental de la Asociación, desde su creación hace ya 36 años, ha sido representar y defender con eficacia los intereses de nuestro sector y, en especial, de sus empresas asociadas. Pero, además, ADEMI, al ser una Asociación sectorial donde todas las empresas integradas comparten la misma problemática, se convierte en el foro adecuado para profundizar en materias de interés común; aportando modernidad, innovación, sostenibilidad y saber hacer.

Como hemos explicado en numerosas ocasiones, éste ha sido uno de los mayores logros de la Asociación, que ha creado diferentes comités que facilitan a los asociados el compartir experiencias, mediante reuniones de expertos que ponen en común su know how; convirtiéndose éstos en foros de mejora y modernidad en áreas como la formación, la prevención de riesgos laborales, la innovación y la calidad, la defensa del medio ambiente, la responsabilidad social, y los asuntos laborales y legales, entre otros. Como ejemplo, podemos destacar que, durante los cuatro primeros meses de 2013, ADEMI ha formado a unos 1.000 trabajadores, a través de su Comité de Formación. Éste puso en marcha un nuevo servicio de apoyo a la formación de demanda, mediante el cual se han formado a más de 650 personas y se han realizado 62 cursos. Otras 300 personas se han formado a través de la formación de oferta, con 23 cursos realizados.

En el Comité de Prevención de Riesgos Laborales, podemos destacar los dos proyectos que se han llevado a cabo en 2012: “La Guía para implantar un Plan de Movilidad y Seguridad Vial” y la “Campaña de Evaluación de los Riesgos Psicosociales en el Sector de Montajes, Mantenimientos y Servicios Industriales”.

El primero de ellos consiste en una Plataforma donde se recogen diversos contenidos para ayudar a las empresas a implantar un Plan de Movilidad y Seguridad Vial. Además, la Asociación también ha elaborado y diseñado una Guía, un folleto y un cartel de seguridad vial, en formato pdf, que están colgados en esta Plataforma.

El otro proyecto, denominado “Evaluación de los Riesgos Psicosociales en el Sector del Montaje y Mantenimiento Industrial. Estrategias para su Identificación y Herramientas de Control”, ha consistido en la elaboración de un informe donde se recogen propuestas para la mejora del comportamiento preventivo en relación a los riesgos psicosociales de las empresas del sector del metal.

Para el año 2013, se están realizando dos nuevos proyectos: “Liderazgo en PRL”, que desarrollará un método para disminuir la siniestralidad laboral basado en la modificación de la actitud de los trabajadores hacia la seguridad; y una aplicación para dispositivos móviles orientada a los responsables de seguridad.

Estos proyectos se van a desarrollar con la colaboración de AECIM, la Asociación de Empresas del Metal de Madrid.

Además, se ha formado un grupo de trabajo de PRL en el exterior, que tiene como objetivo conocer y analizar la legislación y las obligaciones en relación a la prevención y la seguridad laboral, en los países donde trabajan nuestras empresas.

Además, seguimos elaborando los índices de siniestralidad del sector, donde destacan el índice de frecuencia de 15,84 y el índice de gravedad de 0,39, que, aunque no estemos satisfechos, sí muestran el importante esfuerzo que las empresas hacen en materia de prevención de riesgos laborales.

El Comité de Calidad está trabajando, principalmente, en la homologación de los certificados con otros países, en la búsqueda de eficiencia en los procesos y en el mantenimiento de los alcances de las certificaciones.

Por último, nuestro Comité Laboral, que tiene entre sus objetivos el análisis del estado de la negociación colectiva, la formulación de consultas al Ministerio de Trabajo, el estudio y análisis de la jurisprudencia en esta materia, el análisis de la legislación sobre trabajos en el exterior, etc. A finales del año pasado, se firmó el Convenio Estatal del Metal, en el que ADEMI participó; y lo más importante es, quizás, el contrato por obras o servicios -con el que en, algunos casos, se podrán simultanear dos obras o servicios. Aunque esto se aleja bastante de la forma de trabajar en el sector, es un paso que, aunque pequeño, va en la dirección de asegurar el trabajo de nuestros empleados; máxime cuando, en la situación económica actual que atraviesa España, las obras de montaje son de duración más corta.
Por otra parte, en el Comité se está defendiendo que no se introduzcan fórmulas de subrogación en los convenios, pues consideramos que es una medida que va contra la formación de los trabajadores y la productividad de las empresas, y que no defiende el empleo -pese a que alguna empresa puede verlo como una solución en un momento determinado-.

He comentado algunos de los trabajos de los cuatro Comités porque, a través de ellos, se está realizando una labor muy importante para las empresas que formamos la Asociación. Aquí repetiría lo que siempre se comenta en las presentaciones de nuestros Comités, que “el mejor de nosotros no es mejor que el conjunto de todos nosotros”.

¿Algún otro punto que quiera destacar?

Destacaría que ADEMI ha firmado un acuerdo de colaboración para la constitución de la “Alianza Inercia”. Este compromiso consiste en constituir una Alianza de Asociaciones de Empresas para promover el desarrollo de las ciudades inteligentes. Las líneas de actuación de este acuerdo serán las siguientes: promover el desarrollo de las ciudades inteligentes con vistas a impulsar la eficiencia, el confort y la habitabilidad de las ciudades; desarrollar la industria relacionada con este tipo de ciudades en España; definir un estándar para la comparación objetiva de estas ciudades; generar estudios relativos y comparativos; educar y entrenar en los conceptos clave; promover líneas de innovación; localización de fondos para la financiación de estas ciudades; y hacer de la industria española un líder mundial en ciudades inteligentes, con una propuesta propia, y fomentando la innovación y la internacionalización.

Además de ADEMI, los miembros que componen esta Alianza son: AEDIVE, AFBEL, AMETIC, ANFALUM, ELIGE y SERCOBE.

Para finalizar, ¿nos podría dar su opinión sobre las expectativas del sector?

Aunque la situación actual es compleja y difícil, como ya he dicho, nuestras empresas están constantemente buscando alternativas, tanto en la forma de trabajar como abriendo nuevos mercados.

Precisamente porque vivimos tiempos complicados, se hace necesario que desarrollemos nuestra creatividad y capacidad de adaptación para renovar las bases de nuestra actividad, y aumentar nuestra diferenciación en los mercados actuales. Tenemos que seguir con optimismo, esfuerzo y sensatez, buscando el mejor desarrollo y futuro de nuestras empresas y de nuestro sector.

Compartir en FB